KindleGracias a la facilidad de autopublicación que ofrecen plataformas como Amazon Kindle Direct Publishing (KDP), muchos creen que editar un libro electrónico equivale a convertir el archivo del procesador de textos a los formatos ePub o Mobi, subirlo a Internet y listo. La realidad es que producir un libro electrónico bien editado requiere tiempo y cuidado. Muchos autores que autopublican sus obras en Amazon cometen errores que los hacen quedar como aficionados y dan mala impresión a los lectores. Para colmo, dichos errores se notan desde las primeras páginas del libro. Aquí presento los cinco más frecuentes (en algunos eBooks aparecen casi todos):

1.- No hay índice

Todo libro electrónico, independientemente de su formato, debería tener un índice. Me refiero sobre todo a una página dedicada a una tabla de contenido con hipervínculos. También tenemos el archivo toc.ncx (Table of Contents, Navigation Control file for XML) incluido en el eBook que se activa con un menú paralelo durante la lectura y cumple la misma función, pero no se ve en todos los lectores electrónicos. El índice es fundamental para facilitar la navegación entre las páginas y saltar a diferentes partes del libro. Sin embargo, muchos eBooks lo omiten y entonces, cuando buscamos un capítulo o una sección específica, debemos acudir a la búsqueda por palabras o pulsar montones de veces el botón de avance del lector electrónico o ponernos a frotar la pantalla táctil para pasar las páginas.

¿Por qué sucede?

Aunque el índice ha sido un elemento indispensable en libros de no ficción, relatos y poesía, las novelas no siempre lo contienen. Muchos autores no colocan títulos a sus capítulos y se supone que una novela debe leerse de principio a fin, a diferencia de los otros libros mencionados, en los que cabría esperar que la gente saltara por distintos textos o buscara partes específicas de la publicación. Aparte de esto, el desconocimiento de cómo hacer índices en libros electrónicos puede ser responsable del error.

La rebeldía del alma, Armando Rodera

Armando Rodera nunca se olvida del índice en sus libros. Tabla de contenido de su novela La rebeldía del alma

2.- No hay página de derechos

En muchos libros electrónicos de autores autopublicados se echa de menos la página de derechos o de copyright. En este caso, ¿estamos seguros de que el autor es el autor? ¿Podemos plagiar, piratear y reproducir el contenido? ¿Es el contenido plagiado, pirateado o ha sido publicado previamente? ¿Cuál es el año de publicación? ¿Tiene ISBN? ¿Quiénes colaboraron en el diseño de portada o fotografía? Toda esa información debería aparecer en la página de derechos.

¿Por qué sucede?

La elaboración de dicha página no suele ser responsabilidad del autor, sino del editor. Los escritores autopublicados, sin editorial ni ISBN (porque distribuyen solo con el número de identificación de Amazon o porque se trata de eBooks sencillos para los suscriptores de sus blogs), pueden considerar que no es necesaria. Este error también puede deberse al desconocimiento de las convenciones del libro electrónico. En mi biblioteca, tengo unos cuantos libros impresos de autores autopublicados y en ninguno falta esa página.

3.- No colocar sangría

La sangría en la primera línea de un párrafo es un elemento ortotipográfico ineludible en español, ya que en nuestra lengua las editoriales usan tradicionalmente el párrafo normal u ordinario para el cuerpo de un texto en prosa. Sin embargo, cada vez veo más libros electrónicos sin ella, ya que apuestan por un tipo de párrafo moderno, sin sangría, con un blanco de separación entre uno y otro. Los libros editados profesionalmente siempre manejan el párrafo normal, con sangría en la primera línea, sin espaciado.

¿Por qué sucede?

Las publicaciones electrónicas en Internet, como los blogs y las ediciones digitales de revistas y periódicos, tienden a prescindir de la sangría y en su lugar separar un párrafo de otro por medio de espacios entre ellos, de acuerdo con el modelo de párrafo moderno. Por ende, puede pensarse que en eBooks no es necesario proceder de otro modo. En los casos que conozco de gente que publica desde países no hispanohablantes, supongo que la influencia de otras tradiciones, como la alemana (que en diversos tipos de textos no emplea la sangría), se refleja en sus autopublicaciones. Sin embargo, los mismos libros en alemán editados profesionalmente sangran la primera línea de sus párrafos (salvo en los que inician capítulo o sección).

4.- Sangrado irregular de los párrafos

Cuando un autor ha usado la sangría a lo largo del documento de Word de su libro y convierte este al formato Mobi para subirlo a un Kindle de Amazon, descubre que en el lector electrónico la sangría no se ve como la puso y a veces muestra distintos espacios en blanco, aunque en el documento fuente todo estaba en orden. De todos modos, decide dejarlo así.

¿Por qué sucede?

Estos son problemas de conversión al formato Mobi cuando en el documento original se ha usado el tabulador o la barra espaciadora para crear las sangrías, en vez de los estilos. Por ejemplo, en el archivo de Word de mi novela Fantasía y fuga, configuré el sangrado de primera línea para el estilo Normal. Cuando convertí el archivo .doc a .mobi para leer uno de los capítulos en mi Kindle, no hubo ningún problema.

estilos Word

Configurando los estilos de Microsoft Word al preparar mi manuscrito

5.- Usar guion en vez de raya para los diálogos

En muchos libros electrónicos, se ve que los autores han confundido las funciones del guion (-) con las de la raya (—), específicamente en las reproducciones de diálogos al comienzo de un párrafo y los comentarios del narrador. Si además colocan un espacio después del guion (la raya no lleva espacio después, a menos que sea usada como signo doble y cierre un inciso), al pulsar Enter se convertirá automáticamente en un lista que usa el guion como viñeta, con cambios de formato de párrafo que lo distinguirán de los anteriores y con ello se generará el problema mencionado en el punto 4, es decir, tendremos dos errores en uno. Los libros que se dejan así dan una pobre impresión.

¿Por qué sucede?

Principalmente por desconocimiento de la norma en cuanto a los signos ortográficos. Por otra parte, el guion forma parte del teclado estándar mientras que la raya debe ser insertada como símbolo (aparece en la lista de caracteres especiales de Word). Es posible que personas poco familiarizadas con el empleo de caracteres especiales usen solo el guion porque no saben que hay otra alternativa.

Word caracteres especiales

Lista de caracteres especiales de Word

Evitar estos cinco errores cambia de plano la primera impresión que da un libro electrónico. Si queremos hacer uno de calidad, hay que tomar en cuenta estos aspectos. Quien ha pasado meses o más de un año elaborando un manuscrito no tendrá problemas en invertir un poco de tiempo más para solucionar estos problemas. ¿Ha visto otros errores cometidos al editar un libro electrónico? ¿Cuáles le han llamado la atención?