Amazon Kindle Direct Publishing (KDP) es una plataforma de fácil uso, que permite subir archivos de diferentes formatos y convertirlos en eBooks para Kindle. Tras llenar un simple formulario en línea, estos eBooks pueden publicarse y en pocas horas estar a la venta en el catálogo de Amazon, sin que el autor tenga que pagar por ello. No obstante, la maquetación previa del eBook es un proceso cuidadoso, que hay que realizar con calma, considerando determinados elementos para contar con un resultado satisfactorio.

Una de las formas más rápidas y accesibles de crear un libro electrónico es la conversión directa de un documento de Word (.doc o .docx) a .mobi (uno de los formatos de los eBooks para Kindle) por medio de la misma plataforma de Amazon KDP al subir el archivo. En este artículo, describo los pasos para una exitosa conversión de DOC a MOBI sin programas adicionales, de la manera más simple posible dentro de la complejidad que implica editar un libro electrónico. Muchos aspectos son válidos para otros tipos de conversión (como la de Smashwords, que trabaja con archivos de Word) u otras formas de creación de eBooks, específicamente lo relativo a las partes del libro, la limpieza de formato y la aplicación de estilos. Estas instrucciones no requieren gran conocimiento técnico y pueden ser llevadas a cabo por cualquier usuario de MS Word.

Archivo convertido de doc a mobi

Un eBook convertido de DOC a MOBI, entre Word y el Kindle

En entradas anteriores, he señalado los 5 errores más frecuentes al editar libros electrónicos, además de otros problemas. Ahora voy a tratar lo que sí se debe hacer para tener un eBook que funcione correctamente en el Kindle.

Antes de preparar el archivo para su conversión de DOC a MOBI, es necesario asegurarse de que el manuscrito esté revisado y corregido. Quienes aún estén haciendo cambios de contenido perderán tiempo y tendrán que repetir pasos si se lanzan a la maquetación del eBook antes de disponer de un texto acabado.

Inclusión de las partes del libro

En primer lugar, se debe revisar si contamos con todas las partes del libro:

  • La portada. En Amazon KDP se sube aparte, así que no hace falta tenerla dentro del archivo de Word.
  • La página del título. Por lo general, solo menciona el título del libro y el nombre del autor. En publicación tradicional, se incluye la editorial y, a veces, el año y lugar de edición.
  • La página de derechos, de créditos, legal o de copyright. Indica los titulares de los derechos, los colaboradores del libro, información sobre la edición, el ISBN (si lo hay) y la advertencia sobre la reproducción del contenido. Para más detalles al respecto, véase este artículo de Mariana Eguaras. Hay quienes combinan dicha página con la del título para ahorrar espacio que puede dedicarse a la visualización de la prueba de lectura, lo cual no está mal.
  • Índice o tabla de contenido. En un eBook debe haber dos tipos de índice: una página del libro con hipervínculos que apunten a cada capítulo, parte o sección, y un índice de navegación al que se accede mediante los controles del lector electrónico. En un libro de no ficción vale la pena poner la página del índice al inicio para que los lectores potenciales tengan una idea de los temas tratados. En una novela, donde las entradas del índice consisten solo en los números de los capítulos, conviene colocarlo al final. En este artículo, propongo un método para crear un índice en Word para un eBook. Si quiere hacer el índice del modo allí descrito, puede insertar la página más adelante (el momento se indicará oportunamente).
  • Otras secciones preliminares (opcionales). Dependiendo del tipo de texto, ciertos contenidos serán necesarios o recomendables: dedicatoria, epígrafes, agradecimientos (que también pueden colocarse hacia el final del libro), prólogo, prefacio, advertencia preliminar, introducción.
  • El cuerpo del libro propiamente dicho. Las novelas suelen estar estructuradas en capítulos, que llevan números y/o títulos. Los libros de no ficción también tienen capítulos; por lo general, divididos en secciones encabezadas por subtítulos. En los libros de relatos, poemas y ensayos, cada uno de los textos empieza en una página aparte. Estas separaciones son importantes para la elaboración del índice. No se recomienda colocar el cuerpo del texto en un solo bloque, a menos que se trate de un libro muy breve (por ejemplo, un cuento infantil de diez páginas).
  • Página sobre el autor. Provee de una breve biografía y ofrece la oportunidad de mencionar otros libros publicados, enlazar al blog personal o a los perfiles sociales del autor. Qué información concreta colocar y la cuestión de incluir o no una foto queda a juicio de cada quien.
  • Otras secciones finales (opcionales): epílogo, conclusión, bibliografía, glosario, apéndices, lista de imágenes, lista de obras publicadas.

Esta relación de partes de un libro no es exhaustiva. Cada autor debe decidir cuáles son relevantes para su texto y colocarlas de una vez en el archivo que va a convertir de DOC a MOBI.

Revisión de la puntuación

Una vez claros con el contenido, hay que revisar los signos de puntuación, donde suelen colarse muchos errores que saltan a la vista durante la lectura. Hay que prestar suma atención a los siguientes signos:

  • La coma. Por lo general se peca más por exceso que por ausencia. Un error muy común consiste en colocar la coma separando sujeto y predicado de la oración, así como antes de las conjunciones copulativas (y, o) en enumeraciones donde no hace falta. También conviene revisar su uso para delimitar incisos.
  • La raya para los diálogos en textos narrativos. Como la raya no forma parte del teclado estándar, muchas personas emplean el guion para introducir los diálogos y enmarcar los comentarios del narrador sobre las acciones de los personajes, lo cual ortográficamente es incorrecto. Se puede usar un atajo de teclado para colocar la raya o hacer clic en Insertar > Símbolo y seleccionarla en la lista de caracteres especiales.
  • Las comillas. Su uso debe ser consistente a lo largo del texto. Hay que decidirse entre las comillas angulares (« ») o las inglesas (“ ”) y ajustar el sistema entero. En cuanto a las inglesas, conviene confirmar el uso de las comillas curvas (“ ”), no las rectas (" ").

Además, es importante revisar cuándo los signos van unidos o separados de la palabra y las reglas de empleo con otros signos. Todo esto está explicado con lujo de detalles y numerosos ejemplos en la Ortografía de la lengua española (2010), libro que todo el que esté escribiendo debería tener en su casa. También puede acudirse al Diccionario panhispánico de dudas o al Nuevo Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española, de Manuel Seco, para resolver estas y otras cuestiones de las que no estemos seguros. Hay que fijarse en el año de los manuales que consultemos, ya que algunas normas han sido modificadas después de 2010. En la página de la Real Academia Española, se indican las principales novedades.

En líneas generales, recomiendo una lectura íntegra del manuscrito con énfasis en el aspecto de puntuación.

Limpieza de formato

Cuando todas las partes del libro estén incluidas en el documento de Word y el contenido haya sido revisado cuidadosamente, se puede pasar a la preparación del archivo que va a ser convertido de DOC a MOBI.

Téngase en cuenta que lo que se ve en la pantalla de Word no es necesariamente lo que aparecerá en el Kindle. Un documento puede estar muy bien maquetado para una impresión en papel, ser estéticamente agradable al exportarse como PDF y aún así contener muchos errores como eBook.

Por eso, se hace necesario crear un nuevo archivo para su conversión vía Amazon KDP. Dicho archivo será guardado en formato .doc o .docx. Conviene dejar un original intacto del manuscrito como medida de seguridad, sobre todo si el libro se va a destinar a otros formatos (ePub y PDF, por ejemplo). Recomiendo mantener archivos separados para cada versión digital.

A continuación, se pasará a eliminar del documento todos los elementos que suelen causar problemas de conversión (para este propósito, es fundamental usar la herramienta ¶ Mostrar/ocultar en la sección Párrafo):

  • Tabuladores
  • Encabezados, notas al pie, números de página y todo contenido del pie de página
  • Comentarios
  • Columnas y tablas
  • Numeración y viñetas automáticas
  • Letras capitales
  • Líneas en blanco hechas al presionar la tecla Enter (esto es más importante de lo que se cree)
  • Espacios innecesarios entre palabras o antes y después de los signos de puntuación (muy importante también)
  • Bloques de texto
  • Saltos de página y de sección (a esto volveremos más adelante)
  • Imágenes (se insertarán luego)

Igualmente, deben desactivarse la autocorrección y el control de cambios. Si se han hecho cambios en el documento con esta última herramienta y aparece el subrayado en rojo, hay que aceptar todos los cambios.

Si un documento tiene un formato inconsistente (con muchos elementos generados de manera automática y cambios indiscriminados de estilo) o lo estamos maquetando para otra persona, es preferible hacer una limpieza entera del formato. Hay muchos métodos para llevarla a cabo:

  1. Seleccionar todo el contenido del archivo original, copiar y pegar en el archivo vacío con la opción Conservar solo texto (o dentro de Pegado especial > Texto sin formato).
  2. Pegar primero el documento en el bloc de notas, Notepad++ u otro editor de texto simple y de allí volverlo a copiar y pegar en el documento nuevo
  3. Guardar el archivo original de Word como Texto sin formato (*.txt) y después copiar y pegar en un documento nuevo que se guardará con la extensión .doc o .docx.
  4. Utilizar la opción de Borrar formato de Word (que no elimina todo).

Previamente, hay que marcar de alguna manera lo que se haya colocado con negritas, cursivas, versalitas, subrayado y lo que tenga estilos especiales porque todo esto se va a perder al hacer una limpieza automática de formato. Más adelante se indicará el momento de reintroducir tales elementos.

Algunas configuraciones de Word no alteran el resultado final del eBook, como la fuente [1], el tamaño de página, los márgenes definidos en Diseño de página y el control de líneas huérfanas y viudas (por los momentos, el Kindle no tiene soporte para esta característica).

Aplicación de estilos

Cuando se tenga un documento limpio de formato, se puede pasar a la aplicación de los estilos. Este paso es fundamental para una visualización correcta y uniforme del texto en el Kindle y para la creación del índice en Word. Si no sabe cómo trabajar con estilos, remítase a los tutoriales correspondientes a su versión del programa.

Para un libro electrónico, hay que aplicar al menos dos estilos: Normal, para el cuerpo del texto, y Título 1, para un nivel de títulos; por ejemplo, los encabezados de los capítulos.

Cabe esperar que los libros de no ficción tengan otros niveles de títulos (Título 2, Título 3, etc.) para distinguir secciones dentro de los capítulos. También se pueden definir estilos personalizados para epígrafes, citas textuales en párrafos aparte, leyendas de imágenes y otros elementos especiales. Por ejemplo, en Fantasía y fuga definí un estilo para el número del capítulo y otro para su título. Mi página de copyright también tiene un estilo distinto al del cuerpo del texto.

Para el estilo Normal, mi recomendación es la siguiente:

  • Alineación justificada
  • Sangría de primera línea entre 0,75 cm y 1,25 cm
  • Interlineado simple
  • Sin espacio entre párrafos
  • Tamaño de fuente entre 10 y 14 puntos

Con esta configuración, garantizamos un sangrado de primera línea uniforme, evitamos el uso de un tipo de párrafo inapropiado en libros (el moderno o en bloque, que emplea, en vez de la sangría, un blanco de separación entre párrafos, como en las entradas de este blog) y dejamos el interlineado por defecto en el Kindle.

Para el estilo Título 1, recomiendo estas características:

  • Alineación centrada
  • Sin sangría
  • Tamaño de fuente entre 1,5x y 2x que el establecido en el estilo Normal. Por ejemplo, si se eligió un tamaño de 12 puntos en Normal, el Título 1 tendría entre 18 y 24 puntos. Los tamaños más grandes estarán favorecidos si hay otros niveles de título.
  • Espaciado anterior y posterior a cada párrafo equivalente al doble del tamaño de fuente elegido para este estilo. Si se seleccionó 24 puntos, 48 antes y después es una buena relación.
  • Interlineado simple
  • Negritas
  • Salto de página anterior [2]. Esta casilla se selecciona en la pestaña Líneas y saltos de página. Especifica que el título de un capítulo estará siempre iniciando página y con esto evitamos el problema de las pantallas en blanco y el comienzo irregular de los encabezados mencionado en este artículo.
errores de edición Word

Este documento lo tiene todo para presentar problemas al ser convertido de DOC a MOBI: espacios innecesarios, un salto de página después de varias líneas en blanco y un tabulador

 

documento editado correctamente

En cambio, aquí el sangrado de primera línea se ha asignado con un estilo, no hay espacios innecesarios y el salto de página se ha insertado justo al terminar el capítulo

 

Inserción de los elementos restantes

Ahora corresponde insertar el resto de los elementos estilísticos, gráficos, interactivos y de navegación que forman parte del libro, como los siguientes:

  • Cursivas, versalitas y negritas que aparecen ocasionalmente en el cuerpo del texto. Los que resaltan títulos y subtítulos debieron haberse definido en los estilos. No recomiendo subrayados porque en el Kindle estos se emplean para identificar hipervínculos.
  • Saltos de página. Quien no los haya puesto en el estilo Título 1 deberá colocarlos al final de cada capítulo o sección. Los saltos de página son fundamentales porque, de lo contrario, el programa no puede identificar el cambio de capítulo o parte del libro. Repito: o se establecen dentro del estilo Título 1 para forzarlos antes, o se colocan justo después de la última oración del capítulo. No deben insertarse ambos tipos de salto al mismo tiempo porque eso va a generar pantallas en blanco.
  • Índice o tabla de contenido. En caso de aplicar el método propuesto, este sería el momento de reservar una página para el índice e insertarlo del modo descrito.
  • Marcador start con el fin de identificar la página en la que queremos que se abra el eBook para quienes lo leen por primera vez. Esto se hace seleccionando Insertar > Marcador justo al inicio de la página y escribiendo start. En ficción, la tendencia es el comienzo del cuerpo del texto para que el lector se sumerja de una vez en la historia. En no ficción, un prefacio o introducción podría ser más conveniente.
  • Hipervínculos. Los enlaces a las páginas web mencionadas a lo largo del texto o a partes específicas dentro del mismo deben colocarse por medio de Insertar > Hipervínculo.
  • Imágenes. Amazon acepta imágenes en los formatos JPEG, GIF, PNG y BMP. Se deben colocar con Insertar > Imágenes (no copiando y pegando de otro archivo de Word), en línea con el texto, preferiblemente centradas, sin bordes alrededor. Hay que cuidar que las imágenes sean nítidas y tengan buen contraste, ya que muchos dispositivos electrónicos las muestran en blanco y negro. (Actualización del 14 de octubre de 2014: Por la complejidad de este tema, publiqué un tutorial sobre inserción de imágenes en Word)
  • Tablas. Por medio de Insertar > Tabla es posible incluirlas en un eBook para Kindle, pero pueden presentarse problemas de visualización, sobre todo al comparar el resultado en diferentes dispositivos. Lo más sencillo es prescindir de ellas y presentar la información de otra manera. Una variante consiste en insertarlas como imagen para que no se altere el formato.
  • Listas numeradas y con viñetas. Se pueden marcar con estilos o colocarse manualmente. No recomiendo la opción automática porque, como mencioné antes, puede generar errores. También hay que tener cuidado con la viñeta elegida. Algunas no se reproducen bien en el Kindle y, en su lugar, sale otro símbolo o un signo de interrogación encerrado en un rectángulo.

Subida del archivo y revisión final

Cuando todo lo anterior se haya llevado a cabo, estaremos listos para subir el documento de Word a Amazon KDP. En el paso 1, parte 5, Suba el archivo de su libro, hay que seleccionarlo y esperar mientras se realiza la conversión de DOC a MOBI, al término de la cual deberá recibirse el mensaje: “¡Archivo subido y convertido con éxito!”

Archivo subido y convertido de DOC a MOBI en Amazon KDP

Vista en Amazon KDP después de que el archivo haya sido convertido de DOC a MOBI

Aunque hay una visualización en línea sin salir del programa, lo mejor es descargar el archivo, que ya estará convertido al formato MOBI, para su lectura offline en el Kindle Previewer (de descarga gratuita aquí). Allí se pueden definir distintos dispositivos (Kindle para iPad, Paperwhite, Kindle Fire, DX, entre otros) para examinar la apariencia del eBook en en ellos. Si usted posee un Kindle o una tableta con la aplicación Kindle, recomiendo que revise todo mejor allí.

En esta etapa del proceso, usted se va a leer de nuevo el libro entero, como si fuera la primera vez, y lo probará todo: los enlaces, los elementos de la tabla de contenido, la navegación por vista NCX, la visualización de las imágenes, la impresión que da al cambiar tamaños, orientaciones y tipos de fuente. Si se encuentra con algo que no funcione, recomiendo irlo anotando en un cuaderno o un archivo aparte y después corregir lo que sea necesario en el documento de Word. Luego, hay que subir el archivo corregido, descargar el convertido y volverlo a revisar. Al comprobar que todo funcione, se puede por fin continuar con el resto del formulario de Amazon KDP y presionar el botón de Guardar y publicar.

Es bastante trabajo, ¿verdad? Pero nadie ha dicho que maquetar un eBook sea fácil, a pesar de la rapidez con que se realiza la conversión de DOC a MOBI en Amazon KDP. En medio de todo, queda la satisfacción de estar ofreciendo al público un producto en cuya calidad se ha puesto empeño. Esto es algo que los lectores apreciarán.

¿Tiene alguna pregunta con respecto a este procedimiento? Escríbala en los comentarios.

________

[1] Cuando se convierte el archivo de DOC a MOBI vía Amazon KDP, el texto podrá ser cambiado a una de las fuentes predeterminadas del Kindle, a gusto del lector, independientemente de la fuente empleada en el documento original.

[2] Una variante a esta última sugerencia consiste en colocar manualmente el salto de página justo al final de cada capítulo, sin líneas en blanco de por medio. No se deben hacer ambas cosas al mismo tiempo porque, de lo contrario, sí van a quedar pantallas en blanco entre capítulos.