Muchos autores que están publicando sus propias obras se preguntan con frecuencia en qué consiste el ISBN, si es necesario y cómo hay que usarlo para garantizar la venta, el registro y la distribución apropiada de sus libros. Hay mucha confusión en cuanto a este tema, ya que no todas las plataformas de autopublicación lo exigen. Algunas, como Lulu y CreateSpace, ofrecen códigos de ISBN gratis y es común hallarlos dentro de paquetes de autoedición. Por eso, a todo autor que considera ese camino para publicar le interesa saber qué función cumplen los ISBN, dónde pueden adquirirse, cuánto cuestan y qué se puede esperar de los gratuitos. En este artículo voy a tratar el tema por partes.

¿Qué es el ISBN y para qué sirve?

El ISBN (International Standard Book Number) es un número único de identificación que se usa internacionalmente para la edición específica de cada libro publicado. Se emplea ante bibliotecas, librerías, distribuidoras, catálogos bibliográficos y bases de datos para registrar libros y manejar pedidos de manera inequívoca. Dado que muchos títulos y autores tienen nombres iguales o similares, el ISBN asegura que una biblioteca, librería o cliente adquiera el producto correcto y, a la vez, distingue entre encuadernaciones de tapa dura, tapa blanda y las ediciones posteriores de un libro, incluyendo sus versiones digitales. Para propósitos de búsqueda cumple una función importante.

códigos de ISBNSegún la Agencia Internacional del ISBN, no hay obligación legal de sacar uno, salvo en los países que así lo hayan impuesto. En España, el Real Decreto 2063/2008 del Ministerio de Cultura derogó en 2009 la obligatoriedad de consignar el ISBN en las publicaciones. Sin embargo, como el ISBN ha sido un identificador básico en el sistema de comercialización, cada libro que pretenda ser distribuido por diferentes canales de venta necesita tener uno, con ciertas excepciones.

El ISBN se coloca en el interior del libro, específicamente en la página de derechos, créditos o copyright. Los libros impresos llevan además un código de barras en la cubierta trasera, que puede ser identificado por escáneres.

¿Qué significan los dígitos del ISBN?

Desde 2007, el ISBN está compuesto por 13 dígitos (antes eran 10), divididos en 5 grupos separados por guiones. El primer grupo es 978 para todos los libros. Cuando se agoten estos códigos, se pasará a 979.

La siguiente parte del ISBN identifica un país, una región geográfica o un área lingüística. Por ejemplo, 0 corresponde al grupo de lengua inglesa; 3, al de lengua alemana; 84 es el identificador para España y 980, para Venezuela.

ISBN Editorial Gredos

ISBN de la Historia de la lengua española, de Rafael Lapesa (Editorial Gredos)

El tercer grupo es el prefijo editorial. Por lo general, cuantos más dígitos tenga el prefijo más pequeña es la editorial porque ha solicitado menos códigos. Esto implica que, si un autor compra un solo ISBN y luego decide adquirir otro, se le asignará cada vez un número de editor distinto. Los códigos de las grandes editoriales tienen menos dígitos y entonces quedan más para identificar los libros individuales en el cuarto grupo. Dicha parte consiste en el identificador de título asignado por el editor a un libro en particular o una edición específica. El último número del ISBN es el dígito de control, matemáticamente calculado para asegurar que el ISBN sea validado.

¿Dónde se consigue un ISBN?

Un autor que esté publicando un libro por cuenta propia tiene básicamente tres formas de conseguir un ISBN:

1. Acudir a la agencia del ISBN de su país de residencia y comprar uno o más códigos

En Estados Unidos, esta solicitud se le hace a Bowker; en España, a la Agencia Española del ISBN. Para saber cuál es la agencia que le corresponde, revise esta página web.

Cuando un autor tramita su propio ISBN, aparecerá como editor su propio nombre o el de una persona jurídica que haya mencionado al hacer la solicitud. En España, este tipo de solicitante se considera autor-editor.

El precio de cada número es determinado por la agencia local. Cuando se compra un ISBN se reserva el código para su uso futuro. Después hay que registrarlo para el libro específico, procedimiento variable dependiendo del país.

Algunas agencias del ISBN no venden códigos en lote para autores individuales, sino que exigen una editorial registrada. Ese es el caso de la agencia española y de la suiza.

2. Solicitar varios códigos de ISBN como editorial

Después de realizar todos los trámites legales correspondientes para fundar una empresa editorial, acudir a la agencia del ISBN, darse de alta y solicitar códigos de ISBN en lote, en las condiciones que la agencia facilita a las editoriales. Su empresa aparecerá como editora en los registros.

3. Adquirir un ISBN pagado o gratuito de una plataforma o empresa de publicación (física o digital)

Tal código se ofrece como parte del paquete o acuerdo con dicha empresa, la cual figurará como editor y estipulará condiciones y limitaciones al uso de su código. Ese es el caso de los ISBN gratuitos de CreateSpace y Lulu. Para gente que no quiere fundar una editorial, pretende publicar un solo libro y tiene un presupuesto reducido, los ISBN gratuitos ofrecen una buena opción.

Los ISBN gratuitos

Dado que el costo de un ISBN tiende a ser alto (125 $ en EE.UU, 45 € en España, 115 CHF en Suiza), es lógico que un autor se lo piense dos veces antes de sacar la tarjeta de crédito o hacer la transferencia bancaria. Distintas compañías que ofrecen servicios editoriales incluyen ISBN dentro de sus paquetes, pero más interesante aún suena la posibilidad de tener un ISBN gratis. Esto último, como todo lo gratuito, tiene sus implicaciones. Qué tan ventajoso o desventajoso es para un autor depende de sus aspiraciones y su caso particular. Veamos qué se puede hacer con un ISBN gratuito como el de CreateSpace y cuáles son las obligaciones implícitas.

No se puede usar el ISBN gratuito de CreateSpace en otra imprenta o plataforma; por ejemplo, para publicar en Lulu. Lo inverso tampoco se puede hacer (usar el ISBN gratuito de Lulu para reimprimir en CreateSpace), ni emplear estos códigos de ISBN al sacar otra edición en una imprenta local. En cambio, si un autor ha sacado su propio ISBN, puede imprimir el mismo libro con otros servicios de su preferencia. Esa es la ventaja de haber comprado un ISBN a la agencia correspondiente.

Sin embargo, CreateSpace ofrece una distribución expandida, donde el uso de uno u otro tipo de ISBN presenta limitaciones. Si le interesa este servicio, le recomiendo fijarse previamente en los canales de venta accesibles.

Cuando se dice que el ISBN gratis de CreateSpace solo debe ser usado para su plataforma, no se establece una prohibición de revender el libro. Si un autor compra ejemplares de su propio libro, puede venderlos durante un evento local, por ejemplo, porque CreateSpace ya ha realizado la venta en el momento en que se hizo el pedido. Véase el video bajo la ficha royalties para aclarar este punto.

Por cierto, el hecho de que CreateSpace salga en los datos bibliográficos de Amazon no quiere decir que el autor tenga que acreditar dentro del libro a CreateSpace como editor, solamente debe colocar el número y este es uno de los aspectos que se revisan cuando se somete el libro al proceso final de revisión. Para saber si esto es igual en la empresa de publicación de su preferencia, consúltelo directamente.

Es posible sacar un libro en diferentes versiones y formatos únicamente por medio de códigos de ISBN gratuitos, pero quien se decida por esta vía tendrá como editor a una compañía diferente para cada versión. Por ejemplo:

  • Tapa blanda de CreateSpace. ISBN gratuito de CreateSpace. Editor en los registros: CreateSpace.
  • Tapa dura de Lulu. ISBN gratuito de Lulu. Editor: Lulu.
  • Versión para Kindle a través de Amazon KDP. Sin ISBN, con el número de identificación que Amazon asigna a los libros electrónicos (Amazon Standard Identification Number o ASIN). Editor: Ninguno.
  • Version ePub distribuida a Apple iBooks Store, Kobo, Sony y Barnes & Noble a través de Smashwords. ISBN gratuito de Smashwords para libros de su catálogo Premium. Editor: Smashwords.
  • Versión ePub3 multimedia como libro enriquecido para iPads, a través del propio blog del autor. Sin ISBN porque solo lo distribuye por ese medio. Editor: Ninguno. Lo mismo se aplica a la venta de un PDF.

Un autor que decida comprar sus propios códigos, ya sea como persona individual o empresa editorial, podría hacer algo como lo siguiente:

  • Tapa blanda de CreateSpace, otro servicio de impresión bajo demanda o una imprenta de su preferencia. El libro se podrá vender por diferentes canales físicos y digitales.
  • Tapa dura de Blurb, Lulu u otra imprenta.
  • Versión para Kindle a través de Amazon KDP o desde su propio blog. Amazon es la única empresa que vende los lectores Kindle y utiliza su formato propietario. Eso no impide que un autor pueda crear archivos mobi o AZW3 y venderlos por su cuenta (por ejemplo, desde una página web o blog propio), pero sería conveniente tener un ISBN propio para marcar que no hay diferencia entre las versiones distribuidas por ambos canales.
  • Versión ePub que se sube a Apple iBooks Store, Barnes & Noble, Kobo (directamente o a través de Smashwords), Google Play y Autopublicación Tagus.
  • Versión ePub3 multimedia que se distribuye a la iBooks Store por un agregador (como, por ejemplo, BookBaby) y, además, se vende por el blog del autor.

En todas las versiones, con distintos ISBN, figurará el mismo nombre como editor, lo que le dará uniformidad al título publicado, independientemente de su formato.

En pocas palabras, el ISBN aumenta las posibilidades de distribución. Antes de invertir en sus propios códigos, averigüe si usted cumple con los requisitos para distribuir sus libros por el canal físico o electrónico que le interesa.

¿Aún no está seguro de que necesite un ISBN para su libro? En la próxima entrada, se presentarán diferentes casos dudosos en cuanto al uso de ISBN por parte de autores independientes.